Sergio Ortega – Responso para el guerrillero muerto

Autor de célebres canciones interpretadas por Inti Illimani y los Quilapayún, compositor militante fue alumno de Gustavo Becerra. Esta composición es menos conocida y su escritura precede al trabajo con la Unidad Popular. Composición para ensamble y voz, Ortega se encuentra de lleno concertando bajo la forma de la música contemporánea: una disonancia pos serialista. La voz femenina apela a distintas llamadas y reclamos que la habitan: el hijo, el esposo, la amiga, todas desaparecen poco a poco, hasta que la muerte se hace presente. El grito de la solista marca el principio fundamental de la disonancia: la indignación moral de los que dispuestos a luchar aun reclaman la aparición de los amigos militantes caídos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *