Phil Ochs – Love Me, I´m a Liberal

Phil Ochs abre esta nueva lista por razones ya conocidas por todos, fue de los primeros artistas norteamericanos interesados en conocer de primera mano el gobierno de Allende. Su estancia en los países de la cordillera constituyó toda una aventura. En chile conoció a Víctor Jara de quien se hizo amigo. Recibió su abrazo solidario cuando todos desconfiaban del gringo desconocido que había arribado a estas tierras del sur. Tocaron juntos en varios eventos obreros hasta que Phil Ochs decide continuar su camino. Apresado en argentina, fue expulsado hacia Bolivia donde se decía, nadie salía vivo. Vagó por Perú hasta regresar a los Estados Unidos. Ahí se enteró del asesinato de su amigo, en 1974 organizó un concierto en contra del golpe y en solidaridad con los amigos asesinados, presos o desaparecidos. Ya para esa época su siquis se encontraba rota, su creatividad bloqueada, sin nuevas composiciones que ofrecer, sentía su vida bajo asedio, por la derecha, el FBI, la guerra y la violencia del mundo en general. Se despide del mundo por su propia mano en el año de 1976.
Love Me, i´m a Liberal, es una canción que ha tenido buena suerte en su deambular por el mundo. Cuenta con varias versiones a lo largo de los años. Con cada versión se actualizan los nombres propios, las situaciones, los eventos denunciados, de esta forma son incorporados las nuevas invasiones imperiales, el cinismo de los políticos, la hipocresía de cierto sector de la población políticamente “consiente.” Existe incluso, una versión al español a cargo de Nacho Vegas, adaptada a la circunstancia del estado español, un país de ciudadanos en desahucio, sin trabajo o sobreexplotados. Antes de cerrar este apartado, me gustaría compartir con ustedes las palabras con la que solía introducir la canción cada vez que la tocaba en vivo, estas muestran la garra del cantautor, el poder de su sátira, la mirada aguda con que enjuiciaba a sus compatriotas, sus contemporáneos:
En cada comunidad estadounidense existe todo tipo de opiniones, la más insidiosa es la de los liberales. Un grupo que opina sin pelos en la lengua sobre distintos temas, diez grados a la izquierda del centro en los buenos tiempos, diez grados a la derecha si en lo personal son afectados. He aquí una Buena lección de prudencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *