Alí Primera – los techos de cartón

Los niños… millonarios de lombrices, etc. Alí Primera logró conjugar una extraña mezcla de genuina indignación ante las injusticias del mundo con una sensibilidad pop que le trajo una instantánea popularidad por toda Latinoamérica. La melodía sencilla y efectiva marca un tono de tristeza generalizada, que se confunde apropiadamente con la impotencia. El resultado es paradójico, la denuncia lejos de volverse un llamado a la acción resulta en conmiseración e imposibilidad. Tal vez es por ese sentimiento que pervive en la canción que, años después fue retomado por Marco Antonio Muñiz en una versión a medio camino entre la cumbia pop y apenitas un reggae. Un anti clásico, a pesar de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *