Armand Mattelart

(Bélgica, 1936 – )

Cuando Armand Mattelart habla de su vida, a menudo aparecen las palabras «medio» o «media». Ya de adolescente había «viajado con pocos medios». Más tarde, mientras estudiaba derecho en Lovaina, observó cómo los teólogos de la liberación «crearon virtualmente su propio medio»: un instituto por donde pasaron muchos curas progresistas, especialmente de América Latina. Ahí conoce al sacerdote rebelde colombiano Camilo Torres y su interés por América de Sur crece progresivamente. Ahora, sólo necesita un «medio» para escapar de la «pequeña Bélgica» y un país al cual llegar. Armand continuó sus estudios en París, especializándose en demografía y, a principios de los años sesenta, se trasladó a Chile «el país más estable de la región» donde, según sus colegas de la Sorbona, nunca habría un golpe de Estado…

Al llegar a Chile, se opone rápida y decididamente a las ideas conservadoras de la Fundación Rockefeller, la que inicialmente había apoyado sus estudios. En aquel momento Mattelart desarrolla una mirada crítica sobre la política gubernamental de control de la natalidad, que se estaba llevando a cabo en Chile como parte del programa estadounidense «Alianza para el Progreso”. Según Mattelart, las familias pobres con muchos hijos no tienen la culpa de su pobreza; para demostrarlo diseña una cartografía social en la que destaca la desigualdad estructural del país. Después de un breve interludio como experto del Vaticano (de nuevo sobre el control de la natalidad), Mattelart participa bajo el gobierno de Eduardo Frei Montalva (1964-1970) en la implementación de la Reforma Agraria y, a partir de 1967, investiga en el Centro de Estudios de la Realidad Nacional (CEREN) de la Universidad Católica.

El CEREN fue creado como consecuencia de la reforma universitaria promovida por los estudiantes, contra las cuales el diario conservador «El Mercurio» luchó con el máximo vigor. Un día Mattelart ve una enorme pancarta ondeando en la universidad: «¡El Mercurio miente!». Esto le inspiró a realinear el enfoque de su investigación y junto a su colega argentina Mabel Piccini, desarrolla nuevos enfoques para el análisis crítico de los medios de comunicación. Sus primeras publicaciones aparecieron en 1970, seis meses antes de las elecciones presidenciales y suscitaron gran interés.

Tras la victoria electoral de Salvador Allende, el ahora conocido «investigador de medios», asume cada vez más actividades de asesoramiento para el desarrollo de una nueva política estatal de comunicación. Junto con el dramaturgo chileno Ariel Dorfman, analiza los mensajes reaccionarios subliminales de los cómics de Disney e investiga continuamente cómo la población chilena recibe el contenido de los medios de comunicación, tanto de derecha como de izquierda. No sólo en Chile, «en todo el mundo», había en esta época una falta de interés por investigar el impacto de los medios de comunicación desde una perspectiva de izquierda y cómo reaccionar apropiadamente frente a ellos.

Los golpistas de Augusto Pinochet eran diferentes: durante los días posteriores al 11 de septiembre de 1973, ellos «mostraban deliberadamente en la televisión las acciones de los militares en las poblaciones», recuerda Mattelart. Después de su regreso a Francia, Mattelart trabajó junto con el documentalista francés Chris Marker sobre la dimensión mediática del golpe de Estado en el documental La Spirale, el que fue proyectado en el Festival de Cannes de 1976 en la categoría «Perspectivas».

Durante los años siguientes Mattelart se hizo cargo de actividades docentes en la Universidad Vincennes-Saint Denis (París VIII) e incluso después de su jubilación continuó analizando críticamente los medios de comunicación comerciales y la globalización cultural. Sus publicaciones más conocidas incluyen: Manual de análisis demográfico; Para leer al Pato Donald. Comunicación de masa y colonialismo (con Ariel Dorfman); Historia de las teorías de la comunicación (con Michèle Mattelart) e Historia de la sociedad de la información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *